GRACIAS, PEQUEÑA.

2f3b694746d2a1544934a3764e9ac87d0a83286ef85c4de3c5297d17902a42e9

Paul Huf  

¿Pequeña, tú? No, la más grande. La más leal; la que siempre vuelve, pese a los muchos desplantes que te he hecho para que te dieras por vencida y te fueras. Simplemente, apareces en el momento más insospechado y hay que jugar. Y hay que atenderte, sí. Hay que seguirte en ese preciso instante, eres impaciente. Y hablar contigo y responderte, siempre, ya que nunca olvidas tus preguntas. A ti no te puedo mentir porque siempre te das cuenta de mis imposturas. Pero como me quieres, también llegas – sin falta- cuando más me pierdo  en mis reflexiones de adulto y no sé volver. En ésas, siempre me encuentras. Me tiendes tu mano, tiras de mí y me rescatas de mis extravíos. Desatoras el camino y luego me llevas contigo. Me llevas a tu verano, donde la lluvia es imposible. Y ahí me he resguardado de los muchos inviernos. Ahí se han despejado los días. Tú has apartado muchas veces las angustias para que se abran claros en la melancolía y mi alma pueda tomar el sol.

¡Vamos!,  juguemos a darle pelotazos a la experiencia que no sabe agarrar el balón que le lanza la inocencia. No se divisa porque nos tiene miedo y se ha escondido, pero ya verás cuando aparezca, ya…

Anuncios

Acerca de cariacontecida

Buscando un lugar de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s