GRACIAS, PEQUEÑA.

2f3b694746d2a1544934a3764e9ac87d0a83286ef85c4de3c5297d17902a42e9

Paul Huf  

¿Pequeña, tú? No, la más grande. La más leal; la que siempre vuelve, pese a los muchos desplantes que te he hecho para que te dieras por vencida y te fueras. Simplemente, apareces en el momento más insospechado y hay que jugar. Y hay que atenderte, sí. Hay que seguirte en ese preciso instante, eres impaciente. Y hablar contigo y responderte, siempre, ya que nunca olvidas tus preguntas. A ti no te puedo mentir porque siempre te das cuenta de mis imposturas. Pero como me quieres, también llegas – sin falta- cuando más me pierdo  en mis reflexiones de adulto y no sé volver. En ésas, siempre me encuentras. Me tiendes tu mano, tiras de mí y me rescatas de mis extravíos. Desatoras el camino y luego me llevas contigo. Me llevas a tu verano, donde la lluvia es imposible. Y ahí me he resguardado de los muchos inviernos. Ahí se han despejado los días. Tú has apartado muchas veces las angustias para que se abran claros en la melancolía y mi alma pueda tomar el sol.

¡Vamos!,  juguemos a darle pelotazos a la experiencia que no sabe agarrar el balón que le lanza la inocencia. No se divisa porque nos tiene miedo y se ha escondido, pero ya verás cuando aparezca, ya…

Anuncio publicitario

Acerca de cariacontecida

Buscando un lugar de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s