Archivo del Autor: cariacontecida

Acerca de cariacontecida

Buscando un lugar de expresión.

EXTRARRADIO

A veces, el amor camina por los suburbios. Tiene cierto aspecto  desolado a causa de sus descampados, por los que se procura avanzar entrelazados hacia una promesa de guarida en construcción. Para cuando no quede ni rastro del primigenio camino … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MEDUSA

A la  Medusa, escandalizada, se le escapó un grito ante beso tan apasionado. Éste fue grande y resonó en toda la Galería Uffizi. A él acudieron de otras salas, también los vigilantes. Todos se quedaron inmóviles, contemplando el cuadro silencioso, … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VESTIDO

Vestido nuevo de estrenar festivos. Sentada sobre la valla del escepticismo, las manos se enlazan para cobijar tu recuerdo. Tanto lo han guardado que, cansadas, se desasen y ya has caído. Roto, ruedas por el camino, te esparces. Las manos … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

BAILE

Vengo aquí  a pasar el rato. Cuando hace frío me tiendo al sol y en verano tomo el fresco por la noche. No soy muy sociable, dicen. Tiendo a la introversión gatuna. No me gustan mucho mis congéneres tampoco, menos … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ACANTILADO

La joven sentía una atracción suicida por los acantilados y precipicios. Pese a las graves lesiones  autoocasionadas por su irrefrenable afán por caer y lastimarse, nadie le obstaculizaba la caída cuando el abismo la llamaba con una atracción irresistible, arrastrándola … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

GOLONDRINA

Quería entrar. La golondrina batía sus alas, golpeando con su pechito el cristal, regresando una y otra vez con insistencia. Tozudamente, llenando de plumillas el alero de la ventana que, finalmente,  fue abierta. Sobrevoló el comedor, posándose en la cómoda. … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ESPERANZA

Yo amaba una esperanza. La fui engordando con obstinación, pero se murió súbitamente, de indigestión. No pudo digerir las últimas cinco palabras que acabaron por saturar su estómago. Fue cebada con quimeras que yo le cocinaba con mimo. Demasiada comida. … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios