PALABRA

lennart-olson-traffic-light-stockholm-1970

Lennart Olson

La palabra se cayó de la boca. La sintió deslizarse por su barbilla, rodar por su cuello y su cuerpo. Sintió su tacto húmedo y tibio, incluso sobre la ropa. Finalmente, alcanzó el suelo con gran estrépito. Se hizo añicos.

Pero antes, la palabra no existía. Fue adquiriendo cuerpo poco a poco, una estructura algo deslavazada, en principio. Sólo le faltaba el armazón de letras para acabar siendo. Fue un largo proceso de gestación, cabría decir de construcción; los cimientos existen, a veces, sin edificio al que sostener. Instinto y pensamiento llevaban días trabajando sin descanso en ella, ocultándole su forma; un entramado de divagaciones  a modo de pilares y sentimientos encontrados como vigas maestras. El edificio crecía y crecía ocupando toda su cabeza. Entonces sí, se le reveló en su bella arquitectura de letras. La palabra se impuso poderosa, organizando todo su proceloso discurrir, definiéndolo, dándole forma precisa. Era una construcción preciosa, nadie diría que estaba hecha de cascajos, de restos de construcciones hace mucho demolidas.

El espacio para tamaña estructura  resultó insuficiente. Tan pronto estuvo acabada, antes de que se pudieran incorporar anexos,  se fue introduciendo en su boca. Sentía cómo se la llenaba, a modo de bocado enorme.  Imposible de tragar esa palabra que se le había ido deslizando desde el paladar, desde ahí la sintió caer sobre la lengua, derrumbada tras sus dientes. Pedazo a pedazo, empapó  cada letra rota, le fue quedando un mortero sin aristas. Cuando ya no le quedaba ni un sólo hueco, esa argamasa de letras y saliva comenzó a deslizársele por la comisura de los labios. Era ya una deconstrucción bucal, antes de desplomarse contra el suelo.

Tras el derrumbe definitivo, la palabra quedó esparcida. Esperó a que fuera recogida entre lágrimas, quizá lamentando tanto desastre. Todavía se alcanzaban a percibir los perfiles romos del edificio.

Seguía siendo un hermoso ADIÓS.

 

 

Anuncios

Acerca de cariacontecida

Buscando un lugar de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s